Cultura en las relaciones, identidades en transición

De las muchas maneras de hacer ética en la universidad, la mía tiene que ver con la concreción de formas de vida más que con el análisis del lenguaje y la experiencia moral, o con la síntesis de principios abstractos para la guiar la acción. En ese sentido, para mí hacer ética aplicada es imaginar formas de vida buena y ponerlas en práctica. No tanto como utopías más o menos realizables, que suelen ser proyectos a gran escala, sino como experimentos en lugares familiares, en el terreno acotado de una profesión, una afición o un oficio, de una praxis. Y esto que vengo haciendo en los últimos años lo considero una forma de hacer ética mediante la investigación-acción, entendida como la cocreación, implementación y evaluación de iniciativas surgidas a partir de las personas interesadas (stakeholders) con el fin de mejorar algún aspecto de sus vidas en una comunidad en particular. Continue reading

Vulnerabilidad y resiliencia

https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=741392Como docente e investigador, mi trabajo tiene que ver con la ética aplicada, o con la filosofía práctica. Mi proyecto para los próximos años busca mejorar la capacidad de la universidad pública para responder mediante una “alianza de saberes” (tomo la expresión de Marina Garcés, pero la idea se remonta por lo menos a Thoreau) a los retos sociales y ecológicos que se avecinan. Para ello, voy a sostener que es necesario partir del reconocimiento de la vulnerabilidad pero no detenerse en ella, sino aprender cómo organismos y colectivos son capaces de recuperarse de las crisis, reinventarse y adaptarse transitando a lo nuevo. Es decir, desplazar el discurso desde la vulnerabilidad hacia la resiliencia. Continue reading

Por qué hacen falta profesionales de la filosofía en los comités de ética

En Granada di una clase pero también grabamos una sesión sobre profesionalización de la filosofía y una breve conversación con Elvira Pertega, en la que tal vez yo hablé de más:

watch?v=NPEhD3pf_5Y

Creo que merece la pena continuar con este tema, porque aunque la pertenencia a un comité de ética no es una profesión en sentido estricto (la filosofía sí), en torno a los comités hay oportunidades laborales para filósofas/os. Estas nuevas salidas amplían nuestras vías de profesionalización, tradicionalmente orientadas hacia la docencia universitaria y en secundaria, pero no están institucionalizadas como ellas, no son inmediatas, sino que hay que crearlas. Para ello, la mejor vía que conozco es precisamente la investigación. Al investigar (a nivel pre y post doctoral) podemos descubrir oportunidades de crear servicios especializados en los que trabajar como profesionales de la filosofía.

La tarea ética de la universidad, desde Islandia

En su último número (dedicado al debate sobre la mejora cognitiva) la revista Dilemata publica una reseña-obituario que me ha dado mucha satisfacción  escribir, aunque su peso en la contabilidad curricular sea ínfimo y la ocasión sea triste. Se trata de un comentario breve al (este sí definitiva y lamentablemente) último libro de Páll Skúlason, que fue rector de la Universidad de Islandia cuando estuve trabajando allí: A Critique of Universities: Reflections on the status and direction of the modern university (Reykjavík: University of Iceland Press, 2015). El texto completo puede descargarse abajo. A continuación resumo algunos puntos importantes: Continue reading