Cultura en las relaciones, identidades en transición

De las muchas maneras de hacer ética en la universidad, la mía tiene que ver con la concreción de formas de vida más que con el análisis del lenguaje y la experiencia moral, o con la síntesis de principios abstractos para la guiar la acción. En ese sentido, para mí hacer ética aplicada es imaginar formas de vida buena y ponerlas en práctica. No tanto como utopías más o menos realizables, que suelen ser proyectos a gran escala, sino como experimentos en lugares familiares, en el terreno acotado de una profesión, una afición o un oficio, de una praxis. Y esto que vengo haciendo en los últimos años lo considero una forma de hacer ética mediante la investigación-acción, entendida como la cocreación, implementación y evaluación de iniciativas surgidas a partir de las personas interesadas (stakeholders) con el fin de mejorar algún aspecto de sus vidas en una comunidad en particular. Continue reading